Buscar
Biblioteca
Iniciar sesión
Ver en pantalla completa
hace 11 años

Ricky Rubio se lanza a la aventura americana en la NBA

AGENCIA EFE
AGENCIA EFE
fi408tx680tx1768tx2856tx3944tx5032tx6120tx7208tx8296 Barcelona (España), 17 jun (EFE).- Ricky Rubio, el último niño prodigio del baloncesto europeo, el que ha batido récords de todo tipo (en lo económico y en lo deportivo), ha decidido emprender el camino para que el que estaba predestinado y jugará el año próximo en la NBA. Hace dos primaveras su decisión de inscribirse en el 'draft' de la NBA acaparó la atención de la prensa especializada de medio mundo y originó un cisma entre él y su club de siempre, el Joventut de Badalona, lo que provocó su marcha al Barcelona. La entidad azulgrana puso 3,7 millones de euros encima de la mesa, el Joventut pudo ajustar cuentas pendientes con Hacienda y Ricard Rubio Vives (El Masnou, Barcelona, 21 de octubre de 1990) se convirtió, con tan solo 18 años, en el fichaje más caro de la historia del baloncesto español. No es algo extraño, sino habitual, que delante de Ricky Rubio se ponga el adverbio 'más', porque hablar de él es hacerlo de un caso excepcional, de un deportista superlativo, de un talento precoz. Alguien capaz de ser el MVP del Europeo cadete de 2006, dominando de forma insultante todos los apartados del juego, de convertirse en el máximo anotador, reboteador, asistente y recuperador del torneo, no puede ser un jugador cualquiera. Pero el más joven en debutar en la Liga española (14 años, 11 meses y 24 días), en ganar una Euroliga, en llegar a los 1.000 puntos en la ACB, en conseguir una medalla olímpica de baloncesto, ha dejado de ser 'el más' en todo para convertirse, a sus 20 años y casi sin darse cuenta, en 'un jugador más'. Ricky es consciente de que su evolución se ha estancado. Durante sus dos temporadas en el Regal Barça ha engordado aún más su extraordinario palmarés de clubes (Euroliga, ULEB Cup, FIBA Eurocup, Copa del Rey, Supercopa y ahora la Liga ACB, el único título que le falta en su aún corta carrera profesional), pero también ha menguado su aura de superclase. Aún que a ambos les unían cuatro años más de contrato, el Barça y Ricky sabían desde el primer día que lo suyo sería un amor de verano o un matrimonio de conveniencia -según se mire- que se rompería tarde o temprano para que cada uno pudiese retomar su camino. Ese momento ha llegado. Ricky sabe que ya ha ganado todo lo que se puede ganar en el baloncesto FIBA, que de seguir en Europa podría acabar convirtiéndose en una jugador acomodado y que necesita de la NBA para reencontrarse con todo aquel caudal de talento que un día quizá dejó olvidado en el vestuario de cualquier pabellón europeo. Al Barça tampoco le interesa seguir pagando a precio de estrella a un jugador que debía dominar la posición de base durante la próxima década y que, sin embargo, ha firmado unas estadísticas de actor secundario en sus dos años vistiendo la camiseta azulgrana. 5,6 puntos, 2,9 rebotes, 4,1 asistencias, 1,7 recuperaciones y 9,7 de valoración en ACB y 6,6 puntos, 3 rebotes, 3,8 asistencias, 1,5 recuperaciones y 10,1 de valoración de mediad en la Euroliga en sus dos temporadas en el Regal Barcelona no son cifras de un número 5 del 'draft' de la NBA. En el pasado Mundial de Turquía, que debía ser el de su consagración, Ricky no estuvo a la altura como sustituto de José Manuel Calderón en el papel de base titular de la selección española. Y esta temporada, hasta su compañero en el Barça Víctor Sada le ha recordado que un base, además de dirigir, puede también anotar, pasar, defender y rebotear, virtudes todas ellas que Rubio compaginaba como nadie no hace tanto tiempo. En cualquier caso, en Mineápolis, los Timberwolves lo esperan con los brazos abiertos. Creyeron en él cuando lo eligieron entre los cinco mejores del 'draft' de 2009 y siguen creyendo en sus posibilidades dos años después. A la franquicia de Minesota, Ricky le debe algo. Tiene potencial y recursos de sobra para corresponder esa confianza con la magia que no hace tanto desprendía su juego. Solo tiene 20 años y toda una carrera por delante para demostrar que, efectivamente, aun puede ser uno de los mejores bases del planeta. EFE gmh/fa/nam DURACIÓN: 01:28.04 TVEFE-Madrid-GMT: 15:25tab Palabras clave: efe-baloncesto-rickyrubio-nba TELÉFONO DE CONTACTO: +34913467200. CORREO ELECTRÓNICO: tvefe@efe.es WEB: {www.efeservicios.com

© EFE 2011. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A.