¿Desea eliminar todas sus búsquedas recientes?

Todas las búsquedas recientes se han eliminado

Real Posación de verano de una monarquía de todo a cien

hace 4 meses4 views

NO BASTA AL ROYAL EL ALMA RISUEÑA NI LOS OJOS REIDORES PARA LOGRAR UNA REAL POSACIÓN QUE CAUSE ESTADO DE VIRTUD SOBRENATURAL.

La figuración de las reales personas en exteriores, frente al populacho, mediante aposento de pie, es decir mediante posación al margen del trono, tuvo en los ajimeces y saledizos, abalaustrados o no, de los palacios (que miramos en un momento de la videola) su mejor hora en otros tiempos, pero hoy vale cualquier patio o corredor bajo de moradas de cualquier estilo, o incluso cualquier mirador frente al llano horizonte de los mares, dando incluso la espalda a los camarógrafos. Los patios son inadecuados para la loa y exaltación de los funcionarios royales, pues son espacios de llegada o salida pero nunca de posación para retratos, costumbre mundana propia del mundo de la gacetilla y del espectáculo, pero nunca de la figuración royalesca que debe buscar la excelsitud por sí propia. Sí vale el jardín, mejor si está apergolado o incluso con toldos para verano, siempre que cuente con elementos de asiento para la real posación, como la taza de una fuente rumorosa que sirve de fondo acústico muy efectista, la compañía de algún perro que siempre relaja y naturaliza las cosas y, mejor áun, si se organiza un cóctel de verano, recibiendo invitados con prestancia que no desentonen.

El patio del real alcázar de La Almudaina, en Mallorca, no pasa de ser lo que los mozárabes conocían como un qurral, pensado a la manera de los adarves o los callejones ciegos para proteger las seguridades de las estancias interiores, sobre todo de la noche, más no de las gritas y grescas que siempre han dado vida a todos los patios, sean o no de vecindad. Y los funcionarios royales españoles quedan en él retratados como una monarquía de pacotilla, de todo a cien, que solo acuden al patio por compromiso de imagen sin el menor propósito ni intención algunos. Búsquense estancias con zócalos azulejados, con paredes frisadas en plateresco, con puertas de taracea, con techos alfarjados, con escaleras con pirlanes, que haya mármol, que haya grutescos, que haya medallones blasonados, bustos, florones, escudos, pinturas y retablos, tapices y reposteros, que haya guadamacíes y que se vean cortinas vaporosas que filtren las luces del verano como espejos para ver sin ser vistos entre antepuertas.

Porque en este oficio de la realeza no basta solo el alma risueña y los ojos reidores, como no basta cantar de madrigalejos a las pantorrilas de una figurante de sultana, cuando no es más que una prostitutiva del aire jocundo y atrevido de los abanicos, como si fuese un paisaje entre visto y soñado, donde ese aire mueve siempre semilla vana y putañesca.

Denunciar este vídeo

Seleccionar un tema

Incrustar el vídeo

Real Posación de verano de una monarquía de todo a cien
Reproducción automática
<iframe frameborder="0" width="480" height="270" src="https://www.dailymotion.com/embed/video/x6rvnx4" allowfullscreen allow="autoplay"></iframe>
Añada el vídeo a su sitio con el código embebido anterior

Denunciar este vídeo

Seleccionar un tema

Incrustar el vídeo

Real Posación de verano de una monarquía de todo a cien
Reproducción automática
<iframe frameborder="0" width="480" height="270" src="https://www.dailymotion.com/embed/video/x6rvnx4" allowfullscreen allow="autoplay"></iframe>
Añada el vídeo a su sitio con el código embebido anterior