Advertising Console

    Suicidio asistido: Tercera edad

    RAUL ESPERT

    por RAUL ESPERT

    3,7K
    185 vistas
    El filósofo canadiense Wayne Sumner sostiene que cuando las circunstancias del paciente son tales que el suicido es éticamente aceptable - como en el caso de las enfermedades terminales - también es éticamente permisible que el médico facilite el medio para que el paciente lo haga. En 1999, el médico estadounidense Jack Kevorkian fue sentenciado a una pena de 10 a 25 años de prisión por haber participado en el suicidio asistido de 130 de sus pacientes supuestamente terminales al haber inventado una máquina que permitía que los pacientes se autoadministraran una sustancia mortal. El argumento de Kevorkian era que la asistencia al suicidio era un servicio médico prestado a pacientes para quienes su sufrimiento les resultaba insoportable y no tenían posibilidades de curarse. Su objetivo no era asesinarlos sino ayudarlos a terminar con su sufrimiento.