Frio y cerebro: Volver de la muerte

¡Prueba el nuevo reproductor!
RAUL ESPERT
2,8K
1 234 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Los investigadores sospechan que el hecho de enfriar el cerebro cuatro grados centígrados (a una temperatura de 33 grados) reduce el metabolismo de las células cerebrales y limita su apetito de oxígeno en momentos cruciales en los cuales hay problemas de riego sanguíneo. En el pasado, los médicos inducían la hipotermia terapéutica aplicando paquetes de hielo o mantas refrigerantes a todo el cuerpo o bien inyectando en las venas una solución salina fría, pero el enfriamiento de todo el cuerpo puede elevar el riesgo de infección y neumonía. Bridget Harris, estudiante de medicina de la Universidad de Edimburgo, ha inventando una especie de casco refrigerante que puede inducir una ligera hipertermia. El ingenio aprovecha la densa red de vasos sanguíneos en el cuero cabelludo que transportan la sangre al cerebro. Consiste en dos capas de nailon que se ajustan a la cabeza, una sobre la otra, y de las que la más próxima a la piel tiene pequeñas perforaciones.

0 comentarios