RAUL ESPERT
3,5K
1 191 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
  • Playlists
Alrededor del año 1975, la psicocirugía, o tratamiento neuroquirúrgico de ciertas enfermedades psiquiátricas refractarias a las terapias conservadoras, se convirtió en una actividad restringida debido, según se decía, a la falta de criterio objetivo o de bases científicas para su empleo e incluso a su posible utilización como un modo de control social. Dos años después, una comisión nacional examinó las prácticas neuroquirúrgicas llevadas a cabo en Estados Unidos sobre diferentes patologías psiquiátricas: desde lobotomías frontales a los procedimientos estereotáxicos. La comisión quedó tan impresionada por el beneficio potencial de la neurocirugía psiquiátrica que recomendó la elaboración de una revisión más extensa de estos procedimientos y el seguimiento de un método más científico.

0 comentarios