Origen de la vida: Geiser

RAUL ESPERT
3,1K
2.839 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
En los últimos años, se han encontrado en la Tierra formas de vida que se desarrollan en lugares donde no brilla el Sol, no existe oxígeno y no tiene lugar la fotosíntesis. Se han descubierto microbios que sobreviven con la energía procedente de interacciones químicas entre diferentes clases de minerales, y hay otros que la obtienen de la desintegración de rocas radiactivas. Estos ecosistemas son completamente independientes de la presencia de oxígeno o de materia orgánica producida por la fotosíntesis en la superficie de la Tierra. Tales ecosistemas microbianos son modelos de formas de vida que podrían estar presentes actualmente en el interior de Encelado.
Existen al menos tres de estos ecosistemas presentes en la Tierra, que posiblemente podrían constituir la base para formas de vida en Encelado. Dos de ellas están basados en las bacterias metanógenas, que guardan relación con unas antiguas bacterias denominadas archaeas (bacterias resistentes supervivientes, que prosperan en ambientes adversos carentes de oxígeno). Las rocas volcánicas profundas a lo largo del río Colorado en Idaho Falls, poseen dos de estos ecosistemas que obtienen su energía de las interacciones químicas de diferentes rocas. El tercer ecosistema la obtiene de la desintegración de rocas radiactivas y se han encontrado en las profundidades en una mina de África del Sur.
Estas evidencias apuntan a la posibilidad de la existencia de vida en Encelado. ¿Pero como empezaron su existencia? El principal problema para responder a esta pregunta radica, en que no sabemos aún como se originó la vida en la Tierra, ni tan siquiera hemos sido capaces de reproducir la primera chispa de vida en el laboratorio. Pero esta es la buena noticia: Existen un montón de teorías acerca de cómo se originó la vida en la Tierra. Y esta es la pregunta: ¿son aplicables a Encelado?
Dos de estas teorías acerca del origen de la vida en la Tierra le pueden ser aplicables: la teoría de la “sopa primigenia” y la teoría de las fumarolas de mares profundos

0 comentarios