Advertising Console

    TCE abierto: La gimnasta

    RAUL ESPERT

    por RAUL ESPERT

    3,7K
    1 643 vistas
    E n el ámbito de la neuropsicología y el daño cerebral traumático, los problemas emocionales de ira no han tenido el mismo protagonismo que otros procesos psicológicos básicos(por ejemplo la atención o la percepción) y sin embargo, poseen una alta probabilidad de encontrarse en la práctica clínica con pacientes que han sufrido daño cerebral. No hay que olvidar que la ira es una emoción básica (Izard, 1977; Plutchik, 1980; Ekman, 1984; Weiner, 1986; Fridja, 1986) y que como tal es susceptible de aparecer en cualquier persona, independientemente de que ésta sufra o no sufra algún tipo de problema psicológico o neuropsicológico. Dentro del daño cerebral se reconoce que los problemas de irritabilidad, impulsividad e, incluso, agresión pueden ser frecuentes, y de hecho la irritabilidad es una de las consecuencias emocionales más evidentes dentro de los cambios de comportamiento que siguen a un TCE siendo la que aparece reflejada con mayor frecuencia en los estudios de seguimiento (Muñoz Céspedes, Fernández Guinea y Pelegrín, 1999; Thomsen, 1985). La irritabilidad aparece como uno de los síntomas que pueden aparecer después de un traumatismo craneoencefálico -TCE- leve que se incluyen en el síndrome postconmocional (Evans, 1992; Rutherford, 1996; Pelegrín Valero y Gómez-Hernández, 1997a) y los trastornos de agresividad, bajo distintas nomenglaturas, aparecen como trastornos neuropsiquiátricos en los TCE graves (Pelegrín Valero y Gómez-Hernández, 1997b).