Advertising Console

    Obama espera más de sus aliados europeos de la OTAN sobre Ucrania y el Estado Islámico

    Repost
    euronews (en español)

    por euronews (en español)

    1,8K
    47 vistas
    Barack Obama llega a Europa por segunda vez en menos de tres meses, con dos asuntos de claras implicaciones militares sobre la mesa: La situación en Ucrania y cómo frenar al Estado Islámico.

    Ambos serán tratados en la cumbre de la OTAN en Gales. En cuanto al EI, el apoyo de Washington, incluidos los bombardeos de sus drones, ha permitido ciertos avances contra la milicia yihadista, pero no es suficiente. El presidente estadounidense espera que sus aliados, tal como han anunciado algunos como Alemania, Francia o Reino Unido, se unan a la causa.

    Así lo ve también Heather Conley, del Centro para Estudios Estratégicos e Internacionales: “Creo que a corto plazo veremos una coalición de aquellos miembros de la OTAN que quieren participar, ya se apoyando a los kurdos militarmente o quizás incluso participando en futuros ataques aéreos en Irak y potencialmente en Siria. No creo que esto último sea una acción planteada por la OTAN, al menos de momento, pero si que se mantendrá a la alianza alerta sobre esta amenaza”.

    El otro tema candente sobre la mesa de la OTAN será el este de Ucrania y la influencia rusa en la región. La Organización del Tratado del Atlántico Norte ha abierto la puerta de su club a Kiev. No obstante, al igual que sucede con el Estado Islámico, la administración Obama quiere igualmente una mayor implicación de sus socios del viejo continente.

    Así lo explica Simona Kordosova, del Consejo Atlántico: “Obama debería tener una estrategia clara sobre cómo evitar con firmeza que el presidente Valdimir Putin vaya más allá en Ucrania, y eso, honestamente, creo que incluirá una asistencia militar directa a Ucrania o un mayor apoyo financiero para que puedan comprar armamento avanzado”.

    Además, Obama espera lograr un mayor consenso a la hora de aplicar sanciones a Moscú, una estrategia que no satisface plenamente a países como Alemania, que dependen por ejemplo del gas ruso.

    Así los resume nuestro corresponsal en Washington, Stefan Grobe: “El mensaje del presidente Obama a sus aliados europeos tiene dos caras: Primero, que el compromiso de Washington con la seguridad colectiva es inquebrantable. Segundo, que Europa debe hacer más aunque eso suponga un mayor sacrificio”.