Advertising Console

    Un documental muestra cómo Rumanía vendió alemanes durante la Guerra Fría

    Repost
    euronews (en español)

    por euronews (en español)

    2K
    297 vistas
    Nicolae Ceaucescu fue un dictador que gobernó en Rumanía desde 1967 hasta su ejecución en 1989. En esa época cerca de 350.000 alemanes residían en este país. Habían llegado durante migraciones en los últimos siglos. Eran los llamados alemanes étnicos.

    Wolfwang Spindler, euronews:

    “¿Sabían que Rumanía vendió, durante la Guerra Fría, a casi 250.000 alemanes étnicos a Alemania? Un acuerdo secreto entre los gobiernos de ambos países lo hizo posible. Un documental producido en Rumanía muestra el mayor comercio humano que tuvo lugar durante la Guerra Fría.

    Todo comenzó a finales de los sesenta, cuando la economía rumana se derrumbó durante el régimen comunista y la libertad era limitada. La República Federal Alemana ofreció enormes compensaciones económicas a Rumanía para que los alemanes que quisieran abandonar el país pudieran hacerlo. Toda la operación fue secreta.

    El productor del documental, Alexandru Solomon, explica cómo se descubrió el secreto.

    “Hace unos años hubo una publicación, un enorme volumen publicado por historiadores, investigadores del consejo, que estudiaron los archivos de la Securitate, y publicaron un libro de unas mil páginas con documentos rumanos de estas negociaciones”.

    La República Federal Alemana pagó millones y millones de marcos a Rumanía para que dejara salir a los alemanes. Heinz Günther Hüsch fue el que lideró las negociaciones y viajó a Rumanía con el dinero en efectivo. Nunca vio algo similar:

    “Era el precio de la libertad. No conozco un precedente así en la historia. Creo que no ha habido otro igual, en implicación y dimensiones”, dice

    “El proceso estos archivos fue algo doloroso. No sólo tuvo un impacto político, también hay vidas y personas detrás de estos archivos. Puedes llamarlo pasado o pasado reciente, pero en realidad es presente porque es algo con lo que vivimos”, dice Solomon.

    “Yo tenía una etiqueta con el precio, considerando que costaba entre 2.000 y 10.000 marcos. Creo que nos vendieron bastante barato”, cuenta Karl Hahn.

    Pero más tarde el gobierno rumano empezó a jugar a dos bandas. Cobraba al gobierno alemán y, al mismo tiempo, a aquellos que querían salir del país.

    “Hubo una gran ola, una urgencia masiva de emigrar así que no tuvimos opción”, explica Erika Lazar.

    “Lo que hace esta historia universal en Europa en 2014 es que es una historia de identidad. Eres alemán y rumano al mismo tiempo, tu familia ha vivido en Transilvania durante siglos. ¿A dónde perteneces? Y, ¿qué pasa si un día, por un determinado contexto político, tienes que irte?”, se pregunta el director.

    Los alemanes que vivieron en Rumanía tuvieron, durante siglos, derecho a hablar y ser educados en su idioma. Cuando Erika Lazar llegó a Alemania estaba claro que sus ancestros eran de ese país, pero la adaptación no fue fácil.

    “Creo que hay comunidades en toda Europa que de alguna forma han vivido una historia similar, una emigración masiva. Esta historia es sobre la última emigración masiva en Europa que hemos conocido”, concluye el director.

    El documental será presentado en varios festivales de todo el mundo antes de que la HBO europea lo lleve a las pantallas, antes de que acabe el año.