La perspectiva estadounidense sobre el conflicto en Gaza

euronews (en español)
1,1K
232 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
La reciente escalada de violencia en Oriente Próximo no ha provocado una respuesta de la Casa Blanca hasta el momento. Algo inusual después de los grandes esfuerzos realizados en 2012 por la entonces Secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, para negociar un alto el fuego entre Israel y Hamás.

Con la reapertura del conflicto la diplomacia estadounidense muestra síntomas de fatiga. La sensación en Washington es de que por muchos esfuerzos que se hagan, israelíes y palestinos no darán su brazo a torcer.

Según el diplomático Elliott Abrams la administración Obama parece haber perdido su influencia en la zona.
.
“En los últimos años en Estados Unidos hemos sentido la presión árabe: “tenéis que parar a Israel”. Creo que ahora no se ha visto”

Según él, “la relación entre Israel y Estados Unidos no está en su mejor momento, está claro. Obviamente, nosotros no tenemos ninguna influencia en Hamás. Los egipcios siguen su propio camino y ahora mismo, diría que son los grandes ganadores por haber intentado un alto el fuego. No tenemos grandes relaciones con Catar, por lo que creo que en este preciso momento la influencia estadounidense es limitada”.

Según el experto militar estadounidense de Brookings Institution, Michael O’Hanlon, hay mucha frustración en Estados Unidos por no haber sido capaz, a pesar de los esfuerzos, de llevar a ambas partes a acercar posiciones y lograr un compromiso en la región.

“Debemos continuar tratando de que ambas partes dialoguen en pos de una solución. Pero con simples discusiones técnicas, no en las altas esferas diplomáticas. Para dejar claro que Estados Unidos no ha abandonado este proyecto y para mostrar a las dos partes que si buscan realmente una solución, estaremos dispuestos a implicarnos. Pero no creo que debamos dedicar mucha atención a un alto nivel político incluso cuando los combates cesen”

Según O’Hanlon, la paciencia de Estados Unidos con Israel tiene un límite.

“Si nuestros amigos israelíes realmente piensan que pueden seguir siendo nuestros amigos especial en Oriente Próximo para siempre, sin importar cómo se comporten, los asentamientos que hagan, su visión a largo plazo sobre los palestinos, como ciudadanos de segunda clase, creo que se equivocan. Quizás necesitarían oír a la opinión pública estadounidense, y si quieren que esta relación especial vuelva a ser tan intensa y cercana como lo era antes, tendrán que hacer unos cuantos compromisos”.

Estados Unidos parece cansado de la actitud de su aliado histórico en la zona. Eso, unido a la falta de resultados entre ambas partes, ha llevado a la administración de Obama a distanciarse del conflicto en la región.

Stefan Grobe, euronews:

“Durante muchos años Estados Unidos ha hecho considerables esfuerzos en la negociación de un acuerdo de paz entre israelíes y palestinos. ¿Los resultados? Escasos, por decirlo educadamente. Hoy hay una decepción generalizada e, incluso, indiferencia en Washington. Israelíes y palestinos tendrían que preocuparse por eso”.

0 comentarios