Advertising Console

    El difícil encaje del sector agrícola en el tratado transatlántico

    Repost
    euronews (en español)

    por euronews (en español)

    1,9K
    78 vistas
    El secretario de Agricultura de Estados Unidos, Tom Vilsack, ha llegado a Bruselas para tratar los principales puntos del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP) y preparar el terreno para las negociaciones. Ha estado reunido con el comisario Europeo de Agricultura, Dacian Ciolos. El acuerdo ha provocado y provoca numerosos debates, especialmente entre los que no están de acuerdo con algunas prácticas estadounidenses como la agricultura extensiva, la utilización de cloro en la carne de pollo, la carne con hormonas, antibióticios u otros productos para el crecimiento del ganado.

    “La manera de enfrentarse a esta cuestión no es necesariamente decir que esto se queda dentro y esto otro se queda fuera. Se trata básicamente de confiar en nuestros consumidores. Dar diferentes opciones a los consumidores ya que ellos saben saben elegir. El mercado elige correctamente”, ha dicho Vilsack.

    Los defensores del tratado transatlántico destacan dos grandes ventajas: la reducción de las barreras arancelarias con Estados Unidos y la creación de puestos de trabajo. Con este acuerdo la Unión Europea y Estados Unidos también pretenden acercar reglamentos y normas, sobre todo en lo que se refiere a los transgénicos. Los Verdes no ven con buenos ojos que haya un tribunal de arbitraje para las disputas entre entre los gobiernos y las grandes empresas.

    “El fortalecimiento del derecho de las multinacionales en el acuerdo podría dar a estas a estas firmas la capacidad de impugnar ante un tribunal supranacional si un país quiere aplicar el principio de precaución y rechazar el cultivo de transgénicos”, ha explicado el eurodiputado verde Yannick Jadot.

    El acuerdo empezó a negociarse el año pasado. Diversas organizaciones han denunciado la falta de transparencia. Se espera que las conversaciones concluyan el año que viene. El Parlamento Europeo podrá aprobar o rechazar el tratado.