"Dicen que es un visionario"

euronews (en español)
968
178 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Guy Verhofstadt siguió los pasos de su padre y emprendió estudios de derecho en la Universidad de Gante, allí haría su entrada en política liderando la Unión de estudiantes liberales flamencos.

A los 23 años se convirtió en concejal de esa ciudad y, poco antes de los 30, accedió a la cabeza del Partido Liberal Flamenco. Con 32 fue elegido diputado y, acto seguido, el rey Balduino I lo nombró Viceprimer Ministro y Ministro de Presupuesto.

Su radicalismo que le valió el sobrenombre de “Baby Thatcher” le relegaría a la oposición.

Volvió a la escena política, tras un periodo de reflexión, con ideas más moderadas al frente del Partido Liberal, al que llevó al poder en 1999, encadenando tres ejecutivos con diferentes coaliciones.

En 2009, ambicionaba ya la presidencia de la Comisión.

Una carrera en la que este apasionado del ciclismo vuelve a participar. Le hemos seguido hasta su ciudad Gante, entre dos viajes de su campaña electoral por toda Europa.

Le seguimos dirección Bruselas al Parlamento Europeo, un organismo cuyo peso ha querido reforzar frente al Consejo Europeo, desde que fue elegido europarlamentario en 2009.
Una determinación que ha motivado su trabajo en la Eurocámara, junto a sus colaboradores del grupo liberal.

Neil Corlett, jefe de prensa del grupo ALDE:
“Con él llegó un nuevo dinamismo al Parlamento, politizó mucho más esta institución, más de lo que lo había sido hasta ahora. Siempre estábamos a su alrededor, trabajando al 110% cada día.”

Su trabajo por una Europa federalista acaba siendo recompensada.

En 2006, escribió “los Estados Unidos de Europa”, una idea que afina en el manifiesto firmado junto a otro entusiasta del federalismo, Daniel Cohn Bendit.

Por una mayor integración europea de la fiscalidad, la política energética y otras áreas que guardan con celo ciertos países europeos.

Guy Verhofstadt: “Hace falta una mayor integración en Europa. Esta integración va a ser el motor de la creación de empleo y el crecimiento económico en los próximos años. La solución para salir de la crisis es avanzar en esta idea de Europa. Pero muchos hombres políticos no tienen el valor de ir hacia adelante. Y la consecuencia es que los ciudadanos se sienten desarraigados, tiene miedo, se ven presos de las promesas nacionalistas, mentiras, esa es la tragedia que vive Europa.”

Verhofstadt se siente profundamente europeo, habla 5 idiomas. Siente pasión por Italia, su cultura y su gastronomía. Maria Landis, originaria de Cerdeña, presidía los fogones del gobierno belga. Verhofstadt la contrató cuando accedió a la cabeza del ejecutivo en 1999.
El risoto o el bogavante con espárragos son unos de sus platos favoritos.

Maria Landis, amiga y antigua cocinera de Verhofstadt: “Podría haber sido un gran cocinero porque es alguien muy creativo, tiene curiosidad y buen gusto, algo esencial en una cocina pero, también, en política.”
“Dicen que es un visionario y hace falta serlo para transmitir esa creatividad, él la tiene, quizás, a veces, demasiado.”

El menú de Verhofstadt no es del gusto de todos, su visión sociopolítica liberal, la creación de un ejército europeo autónomo o la adhesión de Turquía producen salpullido en ciertas partes de la Cámara.

¿Si consigue que esta vez no se le escape la presidencia de la Comisión, renunciará a algunas de sus ideas?

Guy Verhofstadt: “Anto todo hay que cambiar los métodos de trabajo y servirse de la Comisión Europea como si se tratara de un verdadero gobierno europeo, que dirige todas las operaciones, que desarrolla las directrices y que elabora paquetes legislativos que luego pasan por el Parlamento y por el Consejo Europeo. Es la única manera de obligar a los Estados, al Consejo Europeo a que reaccionen. Porque, ¿cómo funcionan las cosas hoy en día? Barroso actúa de la manera siguiente, primero telefonea a París y luego a Berlín, bueno, normalmente, lo hace al revés, primero llama a Berlín y luego a París. Y cuando tiene el visto bueno de ambos, entonces, osa dirigirse a los demás, no es así como saldremos de la crisis.”

Poco consensual y realista según el cabeza de lista a las europeas del partido nacionalista flamenco, N-VA, Johan Van Overtveldt: “Su antiguo compañero liberal Fritz Bolkenstein compara al señor Verhofstadt con alguien que ladra a la luna, puede que exagere pero esta imagen dice mucho de él. Verhofstadt se focaliza demasiado en el largo plazo y la gente no tiene ese tipo de miras porque le preocupan los problemas actuales, problemas que hoy en día nadie está resolviendo.”

Mathias de Clercq, nieto del excomisario europeo y mentor de Verhofstadt, no está de acuerdo. El líder de los liberales europeos sigue los pasos de otras grandes figuras belgas que, como Willy De Clercq, hicieron carrera en Europa.

“Es directo y pone pasión en todo lo que hace, tiene poder de convicción. Con los años, su entusiasmo ha seguido intacto. Sigue siendo un poco ingenuo, pero necesitamos a este tipo de personas en nuestra sociedad, gente que cree en sus objetivo

0 comentarios