Advertising Console

    Baja la tensión en la guerra del gas

    Repost
    euronews (en español)

    por euronews (en español)

    1,9K
    39 vistas
    Bruselas intenta calmar el juego tras las amenazas de Moscú de cortar el grifo del gas. Pide a Rusia que no utilice la energía como instrumento político.

    “El suministro de gas de Rusia a la Unión Europea, a través de todas las rutas de suministro, es normal y estable, de momento. Esperamos que Rusia respete sus compromisos de suministro y que Ucrania respete sus compromisos de tránsito hacia la UE”, ha señalado Bine Berger, portavoz de la Comisión Europea.

    Moscú ha rebajado su tono y ha asegurado que cumplirá con sus compromisos.

    El próximo jueves, Rusia, Ucrania, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) tratarán el tema en Ginebra.

    “Damos la bienvenida al reciente cambio aparente en la posición de la Unión Europea y sus llamamientos para celebrar consultas bajo el formato Rusia-UE-países aliados. Estamos listos para ello, incluidas las cuestiones mencionadas en el discurso del presidente Putin a los líderes de los países que reciben gas ruso a través del territorio ucraniano”, ha declarado el ministro ruso de Exteriores, Sergei Lavrov.

    Vladímir Putin ha precisado que no se trata de cerrar el grifo a Ucrania, sino de que Gazprom tiene derecho a cobrar por adelantado, ya que Kiev le debe 2.200 millones de dólares. En mayo, Ucrania sólo recibirá el volumen de gas que pague este mes.

    “Rusia debe aprender de la experiencia de 2006-2009. Estas cosas, cuando se emplean como armas funcionan a corto plazo,pero son contraproducentes para Rusia a largo plazo. Rusia depende más de los ingresos del gas de lo Europa depende de su gas. Así que sí, puede haber un problema a corto plazo, si Rusia continúa, pero al final puede que ellos tengan más problemas que nosotros”, ha dicho el ministro de Exteriores de Suecia, Carl Bildt, desde Kiev.

    El 70% de las exportaciones de gas y petróleo de Rusia tienen como destino Europa. Ello genera unos ingresos que suponen casi el 50% del presupuesto de la Federación Rusa.