¿Serán diferentes esta vez las elecciones europeas?

¡Prueba el nuevo reproductor!
euronews (en español)
1,3K
34 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
El eslogan electoral de las próximas elecciones europeas dice así: “Esta vez es diferente”, pues el nuevo Parlamento desempeñará un papel clave en la elección del presidente de la Comisión.

Gracias a sus amplios poderes, podrá rechazar presupuestos, acuerdos de protección de datos y otras leyes, y exigir un mejor trato para los europeos.

Opiniones críticas consideran que “Esta vez, es peligrosamente diferente!” pues temen una politización de la Comisión y la posible llegada al poder de los euroescépticos populistas. Y esta es una razón para movilizarse y evitar un nuevo incremento de la abstención.

En esta edición especial de The Network nos encontramos en el Parlamento Europeo en Bruselas con Ashley Fox, eurodiputado británico del grupo de Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), Peter Oomsels , vicepresidente de los Jóvenes Federalistas Europeos, y Sony Kapoor del comité de expertos Re-Define.

Las elecciones del próximo mes, ¿son diferentes para bien o para mal ?

Según el euroescéptico Ashley Fox “no hay mucha diferencia. La mayoría de los británicos que irán a las urnas se pronunciarán sobre cuestiones nacionales y no tendrán en consideración los asuntos europeos”.

Para Peter Oomsels, “estas elecciones son diferentes, pero para bien. Los escrutinios anteriores dejaron mucho que desear con una participación bajísima y una casi ausencia de debate sobre cuestiones europeas. Esto ha cambiado, ahora los candidatos sitúan en el centro del debate las políticas importantes para los ciudadanos.”

Según Sony Kapur, la crisis del euro de estos cinco últimos años incitarán a los ciudadanos a pronunciarse.

Con candidatos de primera línea, como Juncker o Schulz. Los electores tendrán un rostro con el que identificarse y no solo unas siglas.

Sin embargo Ashley Fox cree que los tres candidatos elegidos son prácticamente idénticos y que esa no es la respuesta adecuada a la subida de los extremismos.

Hay quienes temen la politización de la Comisión, que en principio tiene una vocación tecnocrática, pero para Peter Oomsels, europeísta convencido: “está muy bien que la Comisión se politice. Hace falta un gobierno político en la Unión Europea. Y con este nuevo procedimiento podría lograrse.

¿Qué prerrogativas suplementarias tendrá el Parlamento? ¿Quizá en el tema del presupuesto, ese presupuesto de casi un billón de euros en siete años?

Sony Kapoor cree que “no es ahí donde está el verdadero poder, pues hay relativamente poca diferencia entre lo que proponen el Parlamento y la Comisión. A largo plazo, el Parlamento se convertirá en la institución que dará legitimidad al conjunto del proyecto europeo. Por ahora no es el caso, pero las cosas evolucionan en la dirección correcta.”

Una elevada abstención alimenta los temores a un incremento de los extremismos. Oomsels reconoce que “las tasas de abstención al alza son sumamente peligrosas. Lo hemos visto tanto en Francia como en los Países Bajos. La creciente abstención se traduce en una mayor desconfianza hacia el sistema político. Así que centrñemonos en lo que hemos de cambiar para elevar las tasas de votación.”

Un euroescéptico como Ashley Fox solo puede comentar que “la elevada abstención se debe a que la gente en Europa no trata las preocupaciones reales. La gente en Bruselas habla de unión política cada vez más estrecha, algo irrelevante para el ciudadano de a pie, y en respuesta a la extrema izquierda y la extrema derecha, la clase política pone tres candidatos absolutamente idénticos.

Kapur sin embargo cree que el problema de la abstención es un tema recurrente: “lo hemos visto en las elecciones locales, nacionales y europeas. No se trata solo de Europa, es un problema común más amplio y no se puede culpar a Europa de no representar los intereses de la gente. Y en cuanto a los partidos marginales, eso no me preocupa tanto porque finalmente vamos a tener una mayoría centrista de Socialdemócratas y del Partido Popular, con lo cual tendremos políticas razonables y estables como las que hemos visto en los países escandinavos.

Siga el debate completo en The Network.

0 comentarios