Dos víctimas mortales en las protestas disparan la tensión en Ucrania

euronews (en español)
1,1K
44 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Ucrania se sitúa al borde el abismo. La fiscalía ha certificado la muerte de dos manifestantes en Kiev por heridas de bala. Podría haber una tercera víctima que cayó desde una altura del estadio del Dinamo de Kiev aunque las informaciones sobre su estado de salud se contradicen. Las fuerzas de seguridad han negado el uso de munición real y han acusado a los opositores de preparar sustancias químicas para arrojarlas.

En una noche marcada por los al menos 200 heridos y las detenciones, la fiscalía ha asegurado que al menos cincuenta personas han sido secuestradas y golpeadas. Algunas de ellas estaban en edificios ocupados por la oposición. Según informaciones locales podría tratarse de manifestantes violentos que intentan provocar a las fuerzas de seguridad para que actúen.

El presidente Viktor Yanukóvich ha convocado a los tres principales miembros de la oposición para buscar una solución a la crisis. El jefe de Estado ha mostrado su disposición para buscar vías pacíficas Mucho menos conciliador ha sido el primer ministro Nikolai Azárov, que a primera hora de esta mañana responsabilizaba a los manifestantes de que en las calles del país hubiera “terroristas” y prometía que castigaría cualquier acto de violencia.

Mientras tanto los opositores al Gobierno han permanecido en la Plaza de la Independencia conocida como Euromaidán aguantando las arremetidas de las fuerzas de seguridad que han llegado incluso a sacar a las calles un carro blindado.

La respuesta de la comunidad internacional no se ha hecho esperar. Catherine Ashton, la jefa de diplomacia europea, ha condenado las muertes y ha pedido a Gobierno y oposición que se comprometan a dialogar. Mucho más tajante ha sido el presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Durao Barroso que aseguraba que la UE se estaba planteando tomar medidas contra Ucrania.

La embajada de Estados Unidos ha revocado visados de ciudadanos ucranianos por la represión con en las manifestaciones durante los meses de noviembre y diciembre. Rusia por su parte ha denunciado las injerencias extranjeras en Ucrania y ha acusado a los opositores de no respetar la Constitución.

Las protestas empezaron en noviembre después de que el Gobierno rechazara un acuerdo de asociación con la Unión Europea y aumentara su dependencia de Rusia, que en diciembre bajaba el precio del gas e invertía 11.000 millones de euros en la exrepública soviética.

Pero la indignación aumentó el jueves de la pasada semana después de que el Ejecutivo aprobara una serie de leyes por sorpresa y sin someterlas a debate en la Cámara. Entre ellas estaba las limitaciones en las concentraciones y la simplificación de los procesos para perder la inmunidad parlamentaria.

0 comentarios