Advertising Console

    Guerra medieval: Las primeras armas de fuergo

    RAUL ESPERT

    por RAUL ESPERT

    3,9K
    178 vistas
    Existen referencias más concretas en un manuscrito de Walter de Milemete que se remonta a 1326 y en el que aparece el dibujo de lo que es un primitivo cañón. También se conserva un documento florentino datado el 11 de febrero de 1326 en el que se trata de la adquisición de proyectiles y cañones metálicos: «pilas seu palloctas ferreas et canones de metallo». Sin embargo, es a partir de la segunda mitad del siglo XIV d. C. que se registraron mayores y frecuentes referencias al uso bélico de las armas de fuego, de las que las primeras en desarrollarse fueron las armas portátiles, que son aquellas armas que pueden ser fácilmente empleadas y transportadas por una sola persona. Al principio las armas de fuego eran poco fiables e inseguras, pero han ido evolucionando hasta alcanzar un nivel de utilidad y practicidad que las han convertido en uno de los medios para herir, asesinar o cazar más eficaces que además puede utilizarse en otro tipo de actividades humanas como, por ejemplo, el deporte