China suaviza la política del hijo único y cierra los campos de reeducación

23 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
China aprueba dos importantes avances en política social y de Derechos Humanos: la relajación de la política del hijo único y la eliminación de los llamados campos de reeducación.

Las parejas podrán tener un segundo hijo si uno de los cónyuges no tiene hermanos. Hasta ahora, la ley solo lo autorizaba si ambos eran hijos únicos.

Una medida implantada en los años setenta para luchar contra la superpoblación con efecto bumerang. En el último año la población activa china se ha reducido en tres millones de personas. Se estima que para 2030 la fuerza laboral del país asiático habrá perdido 140 millones de trabajadores.
Pekín calcula que gracias a esta reforma nacerán dos millones más de niños por año, frenando el acuciante envejecimiento de la población.

Estos cambios fueron aprobados el mes pasado por el Partido Comunista Chino, dentro de un cuadro mayor de reformas socioeconómicas impulsadas por el presidente Xi Jinping.

Desde su instauración en 1957, por los campos de reeducación han pasado unas 300.000 personas por año, según grupos de Derechos Humanos. Un sistema que permitía la privación de libertad por delitos menores por un período de cuatro años sin juicio previo. Y del que han sido víctimas desde opositores a intelectuales, pasando por prostitutas, drogadictos o ludópatas.

0 comentarios