La colección de Kövesi, un tesoro de arte húngaro del siglo XX

euronews (en español)
1,1K
26 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Era carnicero y coleccionista de arte durante la era comunista en Hungría.

István Kövesi tenía una carnicería kosher en Budapest pero su pasión secreta era la pintura.

Sin ser un experto en historia del arte supo reunir en apenas dos décadas 230 obras de los mejores artistas húngaros del siglo XX.

Ese era su secreto… La colección se muestra por primera vez al público en la Galería Kieselbach de Budapest.

Tamas Kieselbach es el comisario de la exposición: “Es fácil entender porqué los coleccionistas mantenían en secreto su colección de arte, pues el dinero provenía de sus negocios privados. Durante la era comunista, sólo se permían tiendas y fábricas estatales y el sector privado se toleraba a medias. Así que los oficios más prósperos eran los taxistas, peluqueros y tenderos como István Kövesi con su carnicería.”

Comprar oro se consideraba un delito. Y nadie ponía el dinero en el banco para que el estado no estuviera al tanto de sus riquezas. Así que muchos decidieron invertir en arte obviando el sistema oficial.

Incluso hoy en día persiste un sistema alternativo de tasadores privados que eluden el sistema de subastas.

Peter Molnos es historiador de arte: “Aquí atrás se puede ver un depósito de compra venta. Durante el comunismo era el único lugar en el que los coleccionistas podían comprar pinturas legalmente. Se reunían en la cafetería Luxor, exactamente donde se encuentra esta galería hoy en día.”

István Kövesi nació en 1911, aprendió su oficio en el taller de su padre.

Coleccionar obras de arte fue quizá su forma de sublimar la realidad y crear su propio microcosmos para olvidar los horrores de la guerra y escapar de la grisura del comunismo.

“En la década de 1930 la llamada” ley Judía” restringía la vida a los judíos en Hungría. István Kövesi fue deportado al campo de concentración de Mauthausen, y sobrevivió. Conoció a su mujer, una superviviente de Auschwitz. Tras la Segunda Guerra Mundial István Kövesi creyó que su sufrimiento había pasado, pero se encontró su casa abandonada en Hungría. Toda su familia fue asesinada durante el Holocausto “.

Kövesi falleció en 1981. Gracias a su pasión secreta por la pintura, esta colección de arte húngaro ha permanecido intacta hasta nuestros días.

0 comentarios