Advertising Console

    La epica historia del afeitado

    RAUL ESPERT

    por RAUL ESPERT

    3,7K
    104 vistas
    Desde hace miles de años el hombre se ha mirado la barba más que el ombligo, pensando en la mejor manera de librarse de ella. Pero hasta que se consiguió llegar al afeitado perfecto que se practica hoy día no todo fue un camino de rosas. El primer impulso fue descabellado y bastante doloroso, quitar los pelos a tirones. La llegada de los objetos afilados para cortar en lugar de arrancar fue un paso mucho más relajado. A lo largo de la historia, el proceso del afeitado se ha ido suavizando. Con la entrada del agua y el jabón se ablandó el ritual gracias a una preparación previa. Durante los siglos XVII y XVIII se perfeccionó la forma y el filo de las navajas de afeitar como dan muestra numeroso ejemplos tallados en bronce. El fin de la evolución surge con la llegada del brillo inoxidable del acero que continua reluciendo en los modelos actuales de navajas. Sólo utilizados por una minoría amante de la tradición y del envidiable apurado que deja el clásico afeitado húmedo manual.