Filipinas: caos tras la devastación

56 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Cadáveres descomponiéndose en las calles a más de 30 grados, niños vagando solos llamando a sus padres, supervivientes buscando desesperadamente agua y comida …cuatro días después del paso del tifón Haiyan, el caos más absoluto sigue reinando en Filipinas.

La situación es especialmente grave en la ciudad de Tacloban, en la provincia de Leyte, pero hay localidades de hasta 40.000 habitantes a las que los servicios de rescate no han podido acceder aún.

Según las últimas cifras de la ONU hay más de 11 millones y medio de afectados y 800.000 desplazados.

Conseguir gasolina para huir de las zonas más devastadas es prácticamente misión imposible. Los saqueos se multiplican. Un hombre, que prefiere mantener el anonimato, presenció y grabó estas escenas en un centro comercial. euronews ha recogido su testimonio:

“Estaba montando en bici en Tacloban, haciendo fotos con mi cámara y cuando pasaba por aquí ví gente que entraba en el centro comercial. Por curiosidad fuí a ver qué hacían y ví a un montón de gente robando comida, bueno, no sólo comida, también ropa, relojes, televisiones, tabletas.”

Pero los saqueos no son el único problema. Key Clemente explica a euronews los otros peligros que acechan a la población ya traumatizada por la muerte de al menos 10 mil personas, auqnue todo indica que la cifra total de víctimas mortales será muy superior.

Key Clemente. Residente en Tacloban:
“Por supuesto lo que más necesitamos es agua potable y comida. Pero no hay ni agua y hay pocos alimentos, apenas comemos. Me han dicho que la gente está empezando a entrar en las casas para robar. Hemos escuchado disparos, la gente se está matando. También se dice que se están cometiendo violaciones, pero no hay policía, no hay fuerzas del orden. No nos llega información de la gente de fuera de Tacloban. Nada. Es el caos absoluto.”

Salir de la provincia por aire es el objetivo de la multitud que se agolpa en el aeropuerto de Tacloban, donde se viven escenas de tensión entre los cientos de personas que esperan su turno para alejarse de la pesadilla.

Laurence Alexandrowicz. euronews:
Elisabeth Byrs, buenas tardes. Usted es representante del Programa Mundial de Alimentos de la ONU. Antes de hablar de ayuda humanitaria propiamente dicha ¿tiene la ONU una idea del número de víctimas? se habla de 10 mil muertos ¿hay que prepararse para más? supongo que el tifón ha causado también muchos heridos graves.

Elisabeth Byrs. Representante del PAM:
Es muy difícil tener una idea exacta del balance definitivo, si es que llegamos a conocerlo alguna vez, dado que las primeras estimaciones se han hecho en Tacloban y en su región. Hay cerca de siete mil pequeñas islas en 600 kilómetros y el litoral ha sido arrasado. Pasará tiempo antes de que todo el mundo y los servicios de rescate puedan acceder a esas zonas alejadas y aisladas. Por tanto, creo que no habrá un balance en bastante tiempo. Y para nosotros, la prioridad son los supervivientes.

euronews:
Precisamente, como agencia de Naciones Unidas en primera línea en la lucha contra el hambre ¿Cuáles van a ser sus primeras acciones ante la urgencia?

Elisabeth Byrs:
Pues bien, incluso antes de que golperara el ciclón, lanzamos el envío de galletas de alto valor energético y dos mil toneladas de arroz. Ayer llegaron a Tacloban 44 toneladas de esas galletas. Hemos enviado esa asistencia alimentaria, incluidas las galletas que pueden ser consumidas de inmediato, sin cocinar, sin preparar y que permiten a los supervivientes tener las vitaminas esenciales para resistir.

Con las 44 toneladas que llegaron ayer vamos a alimentar a 120 mil personas. Hay en camino otras 161 toneladas, hemos establecido un puente aéreo entre nuestros almacenes en Dubai, Manila y Tacloban, y con esta primera oleada de alimentos, esperamos poder ayudar a los supervivientes la primera semana.

euronews:
Manifiestamente ya hay obstáculos en el suministro, la amenaza de saqueos, hoy hablamos de ello en euronews, la configuración del país, formado por 7 mil islas, ¿cómo van a gestionar esas dificultades?

Elisabeth Byrs:
Creo que va a ser una pesadilla logística, un verdadero desafío para las agencias humanitarias. Ha habido una destrucción enorme…para avanzar hay que cortar un árbol, apartar una viga, y eso ralentiza. Entre el aeropuerto de Tacloban y la ciudad, el centro de la ciudad, hay unos 11 kilómetros. Y para hacer esos 11 kilómetros se tardan seis horas. Asi que nos imaginamos lo difíciles que van a ser las labores de asistencia.

euronews:
Esta catástrofe recuerda al tsunami de 2004. Se dice que por aquel entonces, hubo competencia entre las ong ¿han aprendido la lección?

Elisabeth Byrs:
Se estableció el paralelismo cuando los primeros expertos llegaron al terreno, porque la devastación y el paisaje se parecía mucho al que vieron tras el tsunami en Banda Aceh, en Indonesia. Pero yo creo que la comparación se termina ahí.

Después de cada catástrofe, Naciones Unidas, las ONG, sacan sus conclusiones y la principal e

0 comentarios