Advertising Console

    Kiko Rosique, autor de 'El cuento de las Naciones'. 18-10-2013

    Repost
    Periodista Digital

    por Periodista Digital

    179
    13 vistas
    La intención del Gobierno catalán de convocar una consulta o referéndum de autodeterminación en 2014 y, en menor medida, la del Ejecutivo vasco de hacer lo propio en 2015, auguran que el debate nacional siempre latente en España ha de hacer crisis y resolverse de una forma u otra en los próximos meses.

    Sin embargo, sería lamentable que lo hiciera con la misma irracionalidad con la que se ha dirimido siempre: con los nacionalistas catalanes y vascos dando por supuesto que Cataluña y el País Vasco son objetivamente naciones, y los españoles que lo es España entera incluyendo a esas dos regiones, sin tomarse la molestia de demostrarlo.

    Todos los nacionalismos manejan el mismo lenguaje y los mismos axiomas, y por eso su enfrentamiento conduce a un eterno empate y al llamado cheque de trenes, donde prevalecerá el más fuerte política, social o militarmente.

    No se puede desautorizar a un nacionalismo desde el nacionalismo contrario, que lo que hace es encresparlo y realimentarlo, pero sí se puede refutarlos a todos a la vez. Unos y otros parten de una premisa, la idea de nación, sin la cual el debate en curso tendría necesariamente que plantearse de una manera distinta. No sólo a efectos teóricos, sino también en el plano de las medidas políticas y las soluciones prácticas que defienden todas las partes implicadas.