Domingo XXIII del T. O. (C), 8-9-2013

Try Our New Player
98 views
  • About
  • Export
  • Add to
Bienvenidos hermanos, reunidos en la Eucaristía para pedir a Dios que nos ayude, nos de fortaleza y confianza para seguirle, es motivo de alegría y salvación. La sabiduría, el amor fraterno y la generosidad nos ayudan a caminar con Jesús.
San Pablo nos pide que acojamos con amor al prójimo como hermano y no como esclavo como su amigo Onésimo. En Cristo, este esclavo se ha vuelto hermano.
El evangelio de hoy nos dice muy claro que para ser discípulo suyos debemos renunciar a todos los bienes y cargar con nuestra cruz para seguir a Jesús.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas (14, 25-33)
En aquel tiempo, mucha gente seguía a Jesús y Él les dijo: -Si alguna persona quiere venir conmigo y piensa que su padre, su madre, su mujer y sus hijos, sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, son más importantes que yo, no puede ser discípulo mío. La persona que no lleve su cruz detrás de mí, no puede ser discípulo mío. Si queréis construir una torre, primero debéis pensar en los gastos para ver si podéis acabar esa torre. Porque si empezáis a construir la torre y no podéis acabarla, la gente se burlará de vosotros. Pensad también en un rey que quiere hacer la guerra a otro rey. Antes de hacer la guerra debe pensar si con 10.000 soldados puede vencer al otro rey que tiene 20.000 soldados. Y si ve que no va a poder, antes de empezar la guerra hace un acuerdo de paz con el otro rey. Lo mismo vosotros: si no dejáis todas vuestras cosas y vuestras riquezas no podéis ser discípulos míos.

0 comments