Domingo XVII del Tiempo Ordinario (C), 28-7-2013

¡Prueba el nuevo reproductor!
47 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Domingo XVII del Tiempo Ordinario (C), 28-7-2013

Hermanos,
bienvenidos a la casa de oración, que es la parroquia, y a su celebración principal, que es la Eucaristía.
Jesús nos enseña su mejor oración: el Padrenuestro. La oración del cristiano es la aceptación de Dios como Padre, como Señor, como Santificador.
Nuestra vida debe ser una oración continua: dialogo con Dios, alabanza, bendición, petición, agradecimiento....
San Pablo nos dice que el bautismo es un gran regalo que Dios nos da, y en el que, gracias a Cristo, recibimos una vida nueva, perdonando nuestros pecados.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas (11, 1-13)

En aquel tiempo, Jesús estaba orando. Cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: - Señor, enséñanos a orar.
Él les dijo: - Cuando oréis, decid: «Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos nuestro pan cada día, perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todas las personas que nos ofenden, y no nos dejes caer en la tentación.»
Y les dijo: - Si alguno de vosotros tiene un amigo y viene a medianoche diciendo: «Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío ha venido de viaje y no tengo nada para que coma.» Y, dentro, el otro le responde: «No me molestes; la puerta está cerrada; mis niños y yo estamos acostados: no puedo levantarme.» Si el otro insiste llamando, yo os digo que, si no lo hace por ser amigo suyo, seguro lo hará para que le deje tranquilo.
Así os digo: Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque el que pide, recibe; el que busca, encuentra, y al que llama se le abre.
Ningún padre da una piedra a su hijo si le pide pan. O si pide un pez o un huevo, no le da una serpiente.
Si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, mejor lo hará vuestro Padre del Cielo que da el Espíritu Santo a las personas que se lo piden.

0 comentarios