Domingo XII de Tiempo Ordinario (C), 23-6-2013

16 vistas
  • Información
  • Exportar
  • Añadir a
Bienvenidos hermanos,
Vamos a compartir esta Eucaristía como hermanos y a escuchar juntos la palabra del Señor.
Es importante que nos demos cuenta que todos somos hermanos e hijos de Dios, porque como nos dice San Pablo, gracias a nuestra fe, a que creemos en Cristo, así es, estamos unidos y somos iguales.
Creer en Jesús, también significa olvidarse de uno mismo, significa seguirle y ver-oir-hablar-sentir a través del Señor, a pesar de todo.
Pidamos juntos que seamos capaces de darnos al completo, que nuestra alma espere en Él.

Lectura del santo Evangelio según San Lucas (9, 18-24)

En aquel tiempo, Jesús estaba rezando solo; se acercaron sus discípulos, y les preguntó: - ¿La gente, quién dice que soy yo? Los discípulos le dijeron: -Algunos dicen que eres Juan el Bautista, otros que Elías, y otros dicen que eres un antiguo profeta que ha resucitado. Y Jesús les preguntó: -Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Pedro dijo: -Tú eres en Enviado de Dios. Jesús les prohibió decírselo a nadie. Y les dijo: -El Hijo del Hombre tiene que sufrir mucho, ser rechazado por los ancianos, sumos sacerdotes y letrados, debe morir y resucitar al tercer día. Y luego dijo a todos: -La persona que quiera seguirme, que se olvide de sí mismo, cargue con su cruz de cada día y se venga conmigo. Pues el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda su vida por mi causa, la salvará.

0 comentarios