Roberto

nacimos sin pedirlo y morimos sin quererlo